sáb. Sep 21st, 2019

Arbitra paraguaya pitará la final del U14 femenino en Guayaquil.

El arbitraje paraguayo va ganando terreno a nivel internacional. El trabajo incansable y las diversas capacitaciones ayudan para que nuestros réferees crezcan y levanten el nivel de nuestro deporte desde su lugar

Maria Alejandra Sanabria, árbitra nacional de Paraguay y candidata a obtener la licencia Fiba por la Confederación Paraguaya de Básquetbol, fue designada por la dirección de arbitraje de Fiba Américas junto con Samanta Fiallos de Ecuador y María Jesús Rocío González de Chile, para pitar la final entre las selecciones de Brasil y Argentina en el torneo Sudamericano U14 Femenino, que se desarrolla en la ciudad de Guayaquil, Ecuador.

Rodrigo López
Prensa Consubasquet

Accedimos a una entrevista lograda por Rodrigo López, corresponsal de Consubasquet en el torneo y que gentilmente cedió a nuestra redacción, con María Alejandra y dijo cuanto sigue:

“Jamás pensé arbitrar afuera en tan poco tiempo y menos una final en mi primera experiencia”

El arbitraje paraguayo va ganando terreno a nivel internacional. El trabajo incansable y las diversas capacitaciones ayudan para que nuestros réferees crezcan y levanten el nivel de nuestro deporte desde su lugar. En ese sentido, hoy tendremos a una jueza nacional pitando una final de un Campeonato Sudamericano Femenino. Se trata de Alejandra Sanabria que antes de ese crucial partido nos regaló unas palabras para contarnos su experiencia en el extranjero: “Es un paso muy importante en mi corta carrera. Me siento orgullosa por representar a mi país y aún no puedo creer el momento que estoy viviendo”; manifestó.

Nacida en Asunción hace casi 31 años, en diciembre los cumple, Alejandra decidió volcarse a esta profesión hace cuatro años luego de su paso como jugadora “no muy buena, por cierto”, comentó entre risas. En ese tiempo su ascenso fue casi meteórico, subiendo categorías rápidamente hasta llegar a Primera División gracias a su buen criterio a la hora de pitar. Ahora, le tocó viajar a Ecuador para su primera experiencia internacional en el Sudamericano U-14 Femenino que se desarrolla en Guayaquil. “Muy linda la experiencia, desde el primer día hicimos un buen grupo con los demás árbitros, eso hace que el trabajo en cancha sea más efectivo”, contó al inicio de la entrevista. Luego, añadió que casi no sintió nerviosismo en su debut continental: “La verdad me sentí muy tranquila, segura y concentrada por sobre todas las cosas, eso es fundamental para saber sobrellevar el juego”.

Siguiendo con el campeonato, en el mismo se vieron muchas protestas por fallos de los árbitros; tanto del local como de las demás selecciones. Sanabria explicó que eso es muy normal y que incluso es similar a lo que ocurre en nuestro básquet. “Lo veo igual, las protestas, reacciones del público siempre las hay, en nuestro país y afuera, lastimosamente los malos siempre somos nosotros, pero esto es así”, sostuvo.

Aprovechando que se volvió al básquet paraguayo, se le consultó sobre cómo ve al arbitraje femenino en nuestro medio a lo que, sin tapujos, respondió que apoyo y oportunidades hay y mucho, y luego añadió: “Además de Mariela (Mongelós) y yo, hay dos chicas más que están iniciando, arbitrando inferiores. Si no somos más, creo que es porque no se animan, en nuestro país es muy difícil ser árbitro mujer ya que están acostumbrados que solo arbitren hombres, hay que tener mucho carácter y sentir esta profesión para sobrellevarlo y que no afecte la vida personal. para mi particularmente es una profesión porque así lo siento, difícil, pero a la vez muy linda porque me encanta el básquet”.

Ya volviendo al tema central de la nota: una jueza paraguaya en una final continental, Alejandra reveló: “¡Uff! Siento una mezcla de cosas por pitar una final de esta envergadura”. También anexó lo siguiente: “Me siento muy feliz por estar haciendo un buen trabajo en este torneo, orgullosa por representar a mi país, aún no puedo creer el momento que estoy viviendo. Es un paso muy importante en mi corta carrera, jamás pensé arbitrar afuera en tan poco tiempo y menos una final en mi primera experiencia. Obviamente esto tiene su proceso, recién empieza y espero llegar lejos, paso a paso, manteniendo la humildad siempre, capacitándome, quemando etapas, madurando y aprendiendo en cada juego”.

Si bien este es su primer campeonato internacional, antes, la jueza paraguaya tuvo una intervención en el extranjero en un Campamento Fiba para Árbitros con Talento en Chile donde los trabajos en cancha consistían en mejorar la mecánica de árbitros y equiparar criterios. “Fui elegida para ir a Valparaíso y a Viña del Mar en noviembre del año pasado, fue un campamento donde fuimos árbitros aspirantes FIBA, que duró una semana, y todos los días trabajábamos duro, por la mañana charlas y trabajos en cancha y de tarde arbitrábamos un torneo universitario con muy buen nivel de básquet. Por cierto, en ese campamento también llegué a arbitrar la semifinal y la final”, relató.

Ya en el ocaso de la entrevista confesó cuál sería su sueño: “Me encantaría llegar a un mundial”, pero avisó que este es un proceso lento, que para llegar lejos hay que tomar el trabajo muy en serio, ser disciplinado, capacitarse, estudiar idiomas, ser paciente y constante. “Es un conjunto de cosas que con el tiempo uno va adquiriendo y va ganando su espacio. Como dije, en cada partido se aprenden cosas, existen buenas y malas experiencias, pero aun así se aprende y mucho. Errores siempre vamos a tener, somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos, lo importante es aprender de nuestros errores y tratar de superarnos. Esto que estoy viviendo para mí es muy satisfactorio, gracias a Dios tengo el apoyo de mi familia, que es muy importante ya que tengo un hijo pequeño, quien es mi gran fortaleza para poder seguir y llegar lo más lejos posible. Me encantaría dejar en alto a mi país en ese aspecto”, finalizó.